News

Lex in IT

Insolvencia empresarial, demora en el pago y crisis: el trio infernal.

Si entre sus proyectos para este nuevo año se encuentra la creación, desarrollo o continuación de un proyecto empresarial, le aconsejamos que no deje de leer un estudio, completo e pertinente, realizado por la sociedad Alterès [1] en torno a la insolvencia de la empresa en 2011.

Antes de entrar en los detalles del Estudio, sería conveniente definir el término “insolvencia” de la empresa. Se trata del evento que oficializa la suspensión de pagos de una empresa, esto es, la imposibilidad de la empresa de hacer frente a su pasivo con el activo disponible. Esta situación se traduce en la apertura de un concurso judicial o liquidación judicial. La cesación de pagos está íntimamente ligada por ende, a problemas de tesorería y a los términos de pago.

En efecto, de la lectura del referido estudio, comprobarán que la débil e irregular recuperación económica de 2010 había permitido, con mucha dificultad, recuperar la cota de las 60.000 liquidaciones anuales. En 2011, la cuestión del déficit publico ha arrastrado a los empresarios a mantener los motores de sus empresas en posición “gestión de crisis”. Contrataciones bloqueadas, inversiones aplazadas… 60.000 empresas pasan, aun en 2010, ante el Tribunal por falta de tesorería y ausencia de liquidez. 

Recurrir al crédito inter-empresas sigue siendo, a pesar de los esfuerzos de las asociaciones patronales y de la reglamentación, la alternativa corriente e incluso privilegiada ante la falta de liquidez. Las créditos de clientes representan seiscientos mil millones de euros; es el primer medio de financiación a corto plazo de empresas por delante de los créditos bancarios a corto plazo. La empresa que acepta aplazamientos en el pago desempeña un papel de banquero para sus clientes, de los que desconocen con exactitud su solvencia, exponiéndose de este modo a un riesgo de impago serio”

La gestión de las notas de crédito de clientes y de proveedores resulta esencial para garantizar la continuidad de la empresa y evitar su insolvencia. Soluciones para reducir los aplazamientos de pago han sido expuestas en nuestro anterior articulo.

Si guardan aun alguna duda sobre la solvencia de sus clientes y proveedores, cuentan con una herramienta sencilla: visitar la pagina infogreffe [2] si su cliente persona jurídica ha depositado las cuentas anuales del ejercicio anterior. En caso contrario, esto es, en ausencia de depósito, puede considerarse un signo de dificultades financieras, que los responsables de las empresas prefieren no publicar, pese a la obligación legal de publicar las cuentas cada año. Sobre la misma pagina se puede verificar si algún procedimiento judicial ha sido abierto contra la empresa. [3].

En conclusión, parafraseando al Señor Million d'Altarès, “una insolvencia de cuatro es debida  retrasos en el pago. Tales retrasos en los pagos incrementan los problemas de tesorería de empresas mas que aliviarlos. Hacerse pagar por sus clientes, encontrar proveedores habituales, realizar negocios con toda transparencia son métodos simples y muy eficaces para volver a la vía de un crecimiento rentable”.

Miguel Garre (abogadoparis@yahoo.fr)

[1] http://www.altares.fr/index.php/publications/etudes-altares/defaillances-dentreprises:

[2] http://www.infogreffe.fr/ : 1- Introducir la denominación social o número de CIF (en Francia RCS) de la empresa. 2- Abrir la ventana « chiffres clés antérieurs » (cifras clave anteriores) para ver los resultados de ejercicios precedentes y si las cuentas anuales han sido depositadas.

[3] En Infogreffe, abrir la ventana « Sauvegarde, redressement ou liquidation judiciaire » (medidas judiciales que van de la simple reorganizar financiera, al concurso de acreedores o la liquidación), puede ver la información por aproximadamente 2 €;

Leave a Reply

*